CAP CANA. El I Cana Dorada Film Festival (I Festival Internacional de Cine Cana Dorada) ha terminado. Y con la ceremonia de cierre, su impresionante decorado de alfombra roja y trajes y vestidos de pasarela, queda una experiencia rica, incompleta y prometedora.
Ahora que sus invitados internacionales de lujo  están tomando vuelos de retorno, dejando una experiencia con elementos a ser ponderados para consolidar sus objetivos.
Fue planeado por un grupo de empresarios y talentos del cine y la televisión, para acercar a productores y directores internacionales, al quehacer de la industria audiovisual dominicana, ambiciosa meta  que se ha logrado parcialmente, debido a que no fue proporcional la proporción de productores, directores y actores locales que llegaron hasta este destino turístico de altísimo nivel. No hubiera sido posible que todos los hacedores nativos de la industria estuvieran allí, pero pudo haber sido mayor la representación.

Las proyecciones
Las acciones propiamente fílmicas iniciaron el jueves con el pase de Santo Domingo, Primera de América (José Pintor) que me movió los pies a muchos productores internacionales que no tenían idea del desarrollo de nuestra cinematografía. Esa presentación fue una carta de presentación digna, de altos estándares y que a muchos de los visitantes les mostró que somos capaces de hacer. El documental dramático impuso respeto y admiración.
El viernes tocó turno a una valiente y desacralizadora producción guatemalteca, Nebaj (Kenneth Müller) – realizada con un asombroso monto de 350 mil dólares y que expone el lado inmisericorde de las guerrillas en los años 70s y 80s con la perpetración de una masacre que se ha disimulado bastante.
Ese día se proyectó el teaser (avance extendido) del thriller A tiro limpio (Jean Guerra) que fue presentado como corto hace 8 años (2013) hasta ahora cuando casi finaliza su rodaje.
La tercera noche fue para presentar el capítulo final de  Power, serie de televisión dramática estadounidense creada por Courtney A. Kemp y  en la cual el elemento distintivo es el talento afroamericano de acción.
La cuarta y última proyección la película de acción Ángel Has Fallen, un proyecto puramente comercial  y de palomitas de un enorme poder de venta de boletas en todo el mundo, producida por Avi Lerner, invitado de honor del evento y al que se le rindió homenaje la noche de cierre.
Esa noche fue pasado otro teaser criollo, Carta Blanca (Pedro Urrutia) otro thriller violento quien sabe si con algún mensaje contra sus propias desgarrantes imágenes.

Lo importante
Pero la esencia del Cap Cana Film Festival no radica en las proyecciones.
Sus creadores, la empresaria Raquel Flores y el actor de telenovelas Fernando Colunga, pretendían- y al aparecer lo lograron- tender lazos de encuentro entre productores nativos y vende países con una industria cinematográfica líder.
Eso parece haberse logrado al menos en parte porque debió haber sido mucho mayor la presencia de exponentes de la industria, justo cuando se la lanzado la I Quincena del Cine.
Un selecto grupo de empresarias y empresarios financiaron el proyecto, que incluyo el montaje de un cine en una especie de caverna natural (un celote), en la que se logro tener un excelente sonido y un imagen inmejorable.

Paz Vega, premiada en el Cana Dorara Film Festival.
Las lecciones
El evento deja enseñanzas lecciones y desafíos importantes…siendo el primero el reconocimiento de quienes tuvieron la iniciativa y destinaron cuantiosos recursos para lograr que más de 40 personalidades de la industria mundial del cine, vinieran al país a compartir en un plano de igualdad y que se presentaran propuestas de coproducciones y rodajes internacionales en territorio nacional.
Debió enlazar con la Quincena del Cine – a punto de iniciar con el 12+1 Festival de Cine Global Dominicano, este próximo 27 de enero y los eventos subsecuentes (Los VII Premios La Silla, el tres de febrero, los I Premios de la Crítica, el 5 de febrero y el III Congreso Nacional de Cine, principal evento de la Dirección General de Cine.
Esa vinculación le habría dado un contexto más amplio, buscando un contacto mas amplio con ADOCINE, las cadenas de distribución y exhibición (Palacio del Cine y Caribbean Cinemas), la Asociación Dominicana de Actores de Cine (ADAC).
 
Entre los talentos y directores, productores y actores dominicanos que vinieron, estuvieron: Pedro Urrutia, Pinky Pintor, Celinés  Toribio, Luis del Valle, Jhonnié Mercedes, Jalsen Santana, Leticia Brea y  Leo Proaño, entre otros.
El Festival fue cubierto por una amplia delegación de 30 medios nacionales e internacionales, entre los que se destacan: Agencia EFE, Televisa, Univisión, entre otros.
Entre los invitados institucionales figuraron: DGCINE (Marc Mejía), el presidente de la Asociación Dominicana de Prensa y Critica cinematográfica.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista