La vuelta al país del Zemi de Algodón, actualmente,  y desde hace muchos años preservado y cuidado por el Museo de Antropología y Etnografía de la Universidad de Turín, va a implicar un proceso de intercambio y relación bilateral respetuosa, del país con las autoridades patrimoniales y universitarias de Italia.

Lo primero es desmontar la idea de hacer exigencias inoportunas, o de enviar comisiones enardecidas a Italia a hacer reclamos por vías que no son las adecuadas. Y con todo y ello, hoy día, no hay seguridad de que retorne.

La vuelta dependerá del manejo de los gestores culturales nacionales y de la receptividad por parte de la custodia italiana de la pieza. Lo que si es claro es que presente es el momento en que se dan las mejores condiciones para lograr un acercamiento adecuado con las autoridades universitarias de Turín, a fin de que se agoten los pasos y que la pieza vuelva a país, primero para una exhibición temporal con la garantía de que se respetaran los términos en que se hará la muestra, y finalmente tratar de acordar la devolución, lo que puede implicar un manejo de uno o dos años, al menos.

Otra condición que favorece el buen clima en  torno al tema es la actitud de positiva gestión cultural del actual embajador italiano, Andrea Canepari, quien tiene una clara conciencia de la trascendencia de las relaciones de su país con el de República Dominicana y que acaba de presentar el mejor libro de arte e historia que plasma la presencia italiana en la historia nacional.

Se trata del libro El legado italiano en República Dominicana. Historia, Arquitectura, Economía y Sociedad, (con ediciones italiana y española, Umberto Allemandi, 2021, y la norteamericana, St. Joseph’s University Press, 2021),  una joya bibliográfica que aún se  olorosa de tinta y que constituye la mejor carta de presentación de la incidencia de Italia en la vida, la historia (La armada dominicana fue fundada por el oficial italiano Juan Bautista Cambiaso, política, la cultura, la arquitectura  (el Palacio Nacional fue diseñado y construido por  Guido D’Alessandro) con planos que fueron elaborados por este profesional en 1939 e iniciada su construcción el 27 de febrero de 1944, con motivo del centenario de la proclamación de la independencia.

Cepari es un intelectual y gestor cultural que ha sabido acercarse a los círculos artísticos y de escritores del país, junto a los cuales ha desarrollado diversas jornadas culturales. Es el tipo de diplomático susceptible de entender la trascendencia de una donación de su país de la magnitud que implica esta pieza.

El proceso para traer al país el Zemi de Algodón, desde Italia, será lento y, sostiene el embajador dominicano Tony Raful Tejada,  se busca sea bien manejado y debe iniciar con la colaboración cultural dominicana, aportando el país piezas taínas, a título de préstamo, para la exposición que hará la Universidad de Turín  en la cual el centro de la atención es el Zemi  y que se abre  en octubre de este  2021 para permanecer abierta hasta  abril 2022, informó el  embajador dominicano en Italia.

La pieza, centro de todo

El Zemí es una excepcional pieza taína de 75 centímetros de altura, que conserva un cráneo cubierto por un tejido de algodón que protege además el resto de la réplica de la estructura humana. Era el símbolo del Museo de Antropología y Etnografía de la Universidad de Turín.

Los italianos se han esmerado en conservar en las condiciones de temperatura y ambiente adecuado. A los técnicos museográficos italianos de Turín se les debe un reconocimiento. Siempre ha estado protegido. La pieza tiene un valor excepcional y  un patrimonio cultural del país no conocido  cara a cara por  historiadores, antropólogos, etnógrafos y estudiosos del proceso de vida indigenista. Solo se conoce por fotos y radiografías etnográficas.

En Italia, desde hace años, la persona que más ha activado para que el Zemí de Algodón regrese a República Dominicana, es el catedrático universitario  Danilo Manera, director de la Cátedra de Estudios Dominicanos «Marcio Veloz Maggiolo» de la Universidad de Milán.

Los contactos actuales

En el encuentro en torno al Zemi de algodón, participaron  el embajador Tony Raful Tejada; el Rector Prof. Stefano Geuna; la profesora Cecilia Pennacini, Directora del Museo Universitario de Antropología y Etnografía; el profesor Gianluca Cuniberti, Vicerrector de Investigación de la Universidad de Turín; el profesor  Guido Curto, Director del Museo del Palacio de la Venaria; el profesor Danilo Manera, Director de la Cátedra de Estudios Dominicanos en Italia Marcio Veloz Maggiolo; y la Ministra Consejera de la embajada dominicana en Italia Johanne Peña. Dicho encuentro se realizó en el prestigioso Museo del Palacio de La Venaria, en las afueras de la ciudad de Turín.

Raful Tejada fue recibido por las autoridades universitarias en un contexto de gran cordialidad y distinción hacia su persona, en calidad de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario, y máximo representante en Italia de la República Dominicana. Es el primer paso en firme, se espera,   en el proceso de reintegración de esa pieza a la República Dominicana.

Trayecto de una reliquia

¿Cuál ha sido el proceso del Zemí de Algodón para llegar al punto en que estamos ahora, luego de su descubrimiento en la zona del Maniel, al norte de San Cristóbal en 1871?

  • 1871 Una versión indica que la figura de algodón tejido fue hallada en una cueva de las cercanías del Maniel, al norte de San Cristóbal por un cazador que perseguía un jabalí.
  • 1882 El Zemí de algodón fue adquirido por la familia Cambiaso, italianos de origen genovés que se habían establecido en el país. El periódico italiano Corrierre della Sera cita también un documento según el cual el zemi fue comprado por Giovanni Battista Cambiasoen y luego enviado a parientes en Génova
  • 1891. Según el antropólogo Bernardo Vega, la primera referencia sobre esta pieza la hizo el investigador norteamericano J. Walter Fewkes.
  • 1903 El Zemí de algodón había sido expatriado precisamente a Génova por uno de los hijos del matrimonio Cambiaso, desde donde siguió otros rumbos en fechas no precisadas. y que en 1928 fue donado al Museo de Antigüedades de Turínpor el letrado genovés Cesare Buscaglia. La pieza nunca fue robada por italianos como se ha afirmado más de una vez.
  • 1970 El historiador Bernardo Vega inició la búsqueda de este Zemí, a partir de una visita que realizara al Museo Británico, donde le habían dicho que estaba. La pieza no había estado  en Inglaterra, como llegó a creerse en un tiempo.
  • 1973 -Bernardo Vega, en una labor detectivesca, es el re-descubridor de paradero del Zemí, que se ubica en el Museo de Antropología y Etnografía de la Universidad de Turín. Vega ha escrito el libro. El responsable de las acciones en favor de la restitución del Zemí de Algodón, por haberlo localizado, por haber dedicado jornadas a su estudio y por la publicación de su libro al respecto, es Bernardo Vega.
  • 2010. Aprovechando la celebración en Italia, en el año 2010, de una semana dedicada a la literatura dominicana, organizada por el escritor y profesor universitario de literatura Danilo Manera, hizo los contactos con las autoridades universitaria de Turín, para que Vega y Lantigua  visitan  esa ciudad con la finalidad de conocer el zemí de algodón y de intentar un acercamiento con las autoridades culturales italianas a fin de poder mostrarlo, por primera vez, en Santo Domingo. La Universidad enfrentaba problemas financieros desde hacía más de una década, situación que afectaba su operatividad, por lo que su museo estaba cerrado  al público, sin posibilidades de que volviese a funcionar. La delegación que visitaba la bóveda del museo la integraban además, Miguelina de Lantigua, el poeta José Mármol y su esposa Soraya Lara.
  • 2011. Se exhibe en Italia el Zemi de Algodón y en el programa de mano se dice que, los poseedores italianos dicen, siguiendo a Bernardo Vega, que en 1892 el pintor Rudolf Cronau dibujó y describió el Zemí, mencionando su hallazgo en una gruta cerca del Maniel, al norte de San Cristóbal.
  • 2021. Hasta donde se sabe, solo seis dominicanos han visto el Zemí de Algodón: Bernardo Vega, José Rafael Lantigua, José Mármol,  Soraya Mármol, Miguelina de Lantigua y ahora recién, Tony Raful.

Enlaces relacionados

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista