El Centro Cultural Banreservas presentó la película clásica Novio a la Vista ante una concurrencia de cinéfilos y residentes de Ciudad Colonial que al final concluyeron en la genialidad del director español Luis García Berlanga.

El gerente de Cultura Banreservas, Mijail Peralta, manifestó se realiza el  ciclo cumpliendo todos los protocolos sanitarios, el público asistente a Novio a la vista, (1954)  fue impactado por la gracia del estilo Berlanga, su uso del color, la dirección de arte que reproduce la época de 1918, al tiempo de criticar con sarcasmo los usos de los sectores aristocráticos.

Luis García Berlanga  está considerado por la crítica como uno de  maestros  más coherentes del cine español por su uso puntilloso de la comedia como punta de lanza para su crítica social, fiel tanto a su visión del mundo.

Como en sus otras películas, en Novio a la vista, Berlanga  juega con un agudo humor negro,  con el sarcasmo político, como una especie de espejo donde asoman todos nuestros defectos como sociedad. La película exhibida es parte de filmoteca de Rienzie Pared Pérez.

El ciclo había iniciado el martes 4 de mayo  con la comedia Bienvenido Mrs. Marshall. Seguirá el martes 18 con  Calabuch y concluye con su obra fundamental el martes 25 de este mes con El Verdugo.

La entrada es gratuita hasta completar el aforo permitido en el salón de proyecciones de centro.

El Centro Cultural Banreservas, fundado hace siete años, opera como la única unidad de servicios culturales de un banco nacional y que ha tenido en el cine clásico una de sus esferas principales de divulgación a fin de formar nuevos públicos amantes del séptimo arte.

SINOPSIS:

A principios del siglo XX, a veces el veraneo no era más que un pretexto para irse a la playa en busca de posibles novios para las chicas casaderas. La madre de Loli lleva a su hija a una playa de moda, Lindamar, con el propósito de que la chica encuentre un novio conveniente; concretamente un prometedor ingeniero a quien conocen de veranear siempre en ese lugar. Pero ella está enamorada de Enrique, un chico de su edad.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista