Santo Domingo. – A su medio siglo de existencia, ha llegado la  hora de la restauración completa y sostenible del Parque Mirador Sur, lo que implicara una inversión de 16 millones 400 mil pesos que aportará el Banco Popular Dominicano  en acuerdo firmado con Alcaldía del Distrito Nacional (ADN),  la más importante intervención para darle una nueva vida al principal pulmón y área recreativa de la comunidad de la capital dominicana.

Creado por el arquitecto Cristian Martínez (Crismar) a solicitud del doctor Joaquín Balaguer, quien se impresiono con los grandes parques urbanos de la ciudad de Bogotá durante su exilio político de los años 60. El Mirador fue inaugurado el 25 de diciembre de 1970. Desde entonces ha tenido varios proyectos tímidos  e inconclusos de remodelación, siendo el más reciente el de la alcaldía de David Collado en 2017/2019. El acuerdo suscrito implica la más importante intervención que haya tenido el Parque y que implica la creación de una imagen pública, nueva señalización, información a la ciudadanía sobre las normas, deberes y recomendaciones para usar el espacio. Las acciones de remodelación integral sostenible se desarrollaran durante todo el 2021. La Alcaldía del Distrito Nacional asegurará el mantenimiento adecuado a fin de garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

Serán agregados 250 bancos, se marcarán cuatro entradas  y el ordenamiento del kilómetro 0 para peatones, motores y bicicletas, bici parqueos y se implementará un sistema sostenible de paisajismo.

El plan de abordaje integral del ADN para el Parque Mirador Sur incluirá también espacios reconvertidos, espacios específicos para practicar deportes, la modernización de áreas de juego infantil, la instalación de una adecuada iluminación y mayor seguridad, entre otros puntos, en los que colaborarán otras empresas.

 

 El acto  fue realizado en las instalaciones de la Gobernación del Parque Mirador Sur y estuvo encabezado por la alcaldesa del Distrito, Carolina Mejía, y el presidente ejecutivo del Banco Popular, Christopher Paniagua. La alcaldesa valoró la colaboración con la entidad bancaria, que busca ofrecer un espacio renovado y seguro para el disfrute de todos y todas.

“Nuestro objetivo con esta alianza es que abracemos nuestro Parque Mirador Sur con una identidad propia de nuestra ciudad. Que nos sintamos orgullosos de caminar seguros por aquí cada día, de traer a nuestros hijos, de venir a disfrutar de un parque remozado, con una señalética de acuerdo a los estándares internacionales y espacios, para que lo disfrutemos en familia”, sostuvo la alcaldesa.

Paniagua, agradeció al ADN y a la alcaldesa su reiterada confianza en la organización financiera, así como saber demostrar con hechos que las alianzas público privadas son un potente vehículo para el desarrollo de la República Dominicana.

“El Banco Popular Dominicano está comprometido con apoyar las acciones que permitan contar con una ciudad más saludable y sostenible. Por ello, hoy nos sentimos orgullosos de anunciar esta alianza con el Ayuntamiento del Distrito Nacional por un nuevo Parque Mirador Sur”, expresó el presidente ejecutivo del Popular.

Refiere  en el diario Hoy, Angela Pena, periodista especializada en la historia de la ciudad:

«Antes de 1968, cuando se inició la obra, los terrenos formaban parte de la finca llamada Engombe. La Oficina Técnica de la Presidencia, que dirigía el ingeniero Bienvenido Martínez Brea (Bebecito), tuvo la responsabilidad de la construcción, pero se involucraron directamente en las labores los ingenieros Felipe Martínez Brea y Gilberto Pagán. El puente de hormigón post tensado que cruza la avenida Italia lo construyó el ingeniero Rafael Bonnelly, recuerda don Felipillo.

Con una longitud de seis kilómetros, explica, el costo de la avenida ascendió a dos millones de pesos, mientras que en el puente de hormigón se invirtió un millón.

El Parque Mirador tiene una longitud de seis kilómetros, el creador fue el arquitecto Cristian Martínez, quien hizo un primer tramo de dos kilómetros.

El segundo tramo correspondió a los arquitectos Eugenio Pérez Montás y Manolito Valverde, y Quiquí García construyó el tercero, recuerda.

Esta valiosa documentación que guarda en su privilegiada memoria el ingeniero Felipe Martínez Brea no se consignó en las crónicas de la época, que se limitaron al aspecto ornamental y al acto inaugural, tal vez porque la obra fue criticada bajo el alegato de que era una suntuosidad mientras había tantos dominicanos sin techo y otras necesidades más prioritarias.

Ese complejo de la avenida Anacaona, el parque y la avenida Mirador no le costó un centavo al Estado, no salió del Tesoro Nacional, porque con la venta del solar, sobró. Al venderse, se conservó una faja de millón y medio de metros, se guardó esa faja porque una parte de los terrenos era de los Henríquez, la que ocupaba Negro, entonces Balaguer le devolvió su propiedad, pero el Estado se reservó, por la plusvalía, una faja de millón y medio de metros y la parte de atrás fue la que se devolvió a los Henríquez. Calcula que, en total, se emplearían probablemente menos de diez millones de pesos.».

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista