Presidentes Dominicanos en la historia (1844-1966) es un documental imperdible:  una excelente técnica en la exposición iconográfica, altamente didactivo y revelador  pero falla en la recreación del ajusticiamiento de Lilís.

El docu-drama ofrece un notable manejo visual iconográfico  y de animación  en torno a los hombres que han sido presidentes, que ilustra, inspira y hasta hace reír con hechos inimaginables en torno a quienes han ocupado el solio presidencial. Resalta que no ha habido mujeres en la presidencia.

Pese a ello, nadie debe dejar de verlo y en especial  maestros y padres y madres de familia, jóvenes 5.0 y  amantes dominicanos del cine y la historia, que de actuar con el buen sentido como norte, deben acudir a salas  y recomendar este proyecto .

Presidentes dominicanos es parte de una línea de trabajo por la divulgación de la historia que esta pareja inició,  con La verdad sobre Enrique Blanco, (1997), protagonizado por Teo Terrero) – cuando la  Ley Nacional de Cine era inexistente.

Esa trayectoria ha tenido su mejor entrega hasta el momento con Gilbert, héroe de dos pueblos (2019) que, además de bien realizada, ha tenido positivos efectos de movilización social, logrando la reivindicación legal del patriota dominicano Gregorio Urbano Gilbert, declarado por el Congreso Nacional como Héroe Nacional y dispuestos sus restos hacia el Panteón Nacional, condiciones que nadie puede escamotear a Cabral y Rodríguez. Le guste a usted o no el señor Cabral.

Una gran clase de historia

El principal acierto es la entretenida y documentada lección de historia, exposición bien lograda por su técnica de animación, la impresionante recreación iconográfica, que supera didáctica y artísticamente la escasez de material fílmico de la mayor parte de los presidentes expuestos y de los cuales solo se disponen imágenes fijas, regularmente borrosas debido a la imperfección de la técnica fotográfica de sus épocas personajes referidos.

Estéticamente, el mayor aporte es el concepto artístico logrado con la imagen a color y cuasi cubista de los rostros de esos mandatarios, todo gracias a un programa digital que nos parece al efecto que se logra con Fresh paint mode, aporte de la modernidad digital que le aporta un aspecto que eleva la imagen de los personajes.

Esa narrativa ofrece información histórica inédita, sociológica e incluso anecdótica sobre las vidas de los presidentes que hemos tenido, hace justicia enjuiciando a los déspotas e inspira reconociendo aquellos patriotas que llegaron a la presidencia con sentido de amor y servicio, enfilando a Francisco Alberto Caamaño y Juan Bosch como los puntos más altos.  De figuras claves como la de Joaquín Balaguer y Rafael Trujillo, se expresa la verdad de lo que fueron.

Los testimoniales

Refuerzan los contenidos, los historiadores Roberto Cassá, (Director AGN y maestro nacional de la historia) , Juan Daniel Balcácer, Reina Rosario y -Adriano Miguel Tejada (EPD y probablemente su última entrevista en video conocida). Hay citas históricas de Mukien Sang Beng, Orlando Inoa, Reynaldo Espinal y Juan Bosch.

La balada épica La verdad, escrita e interpretada por Manuel Jiménez, erizó la piel de la gente. Esa pieza y el momento en que se inserta, vale todo el esfuerzo para verla.

Hay que acreditar la labor de investigación de Margarita Jiménez Zozaya, quien logró información que torna el trabajo didáctico e inolvidable por sus detalles, incluyendo los humorísticos.

El gran fallo

Esta la realización sobrepasa las fallas de dirección de arte en la primera escena que recrea el ajusticiamiento de Ulises Hereaux en Moca, un claro error sobre todo en diseño de arte, mala selección del elenco (Lilís debió ser un negro pleno, no un mulato), vestuario, bigotes y barbas no están a la altura de esos mismos renglones en Gilbert, una verdadera proeza de recreación de cine histórico.

Euri Cabral debe recordar la vieja sentencia: “Un director de cine es tan bueno como su último trabajo” y aun cuando este documental pasa la prueba, esa parte no es comparable a la reconstrucción de personajes y espacio de Gilbert, héroe de dos pueblos. Podría alegarse que la grabación fue en pandemia, pero no. La calidad del cine tiene un solo nombre: calidad.

Presidentes Dominicanos  se introduce y desarrolla su hilo narrativo mediante el ancla de una pareja de actores jóvenes, Yuri Enrique Rodríguez y Laila Taveras (proveniente del Pequeños Grandes Talentos de la Telerrealidad Iván Ruíz/Show del Mediodía)  y Euri Cabral, trío que opera como guía pero que interpretativamente no es sobresaliente, con excepción de Laila Taveras. Euri, como actor, es buen merenguero.

Resumidamente, el 2021 en documentales aporta este trabajo de Euri Cabral, que aplaudimos con entusiasmos y reservas, Debe ser apreciado y valorado por la crítica y el público.

Ficha Técnica

Título: Presidentes Dominicanos en la historia (1844-1966)

Guión y dirección: Euri Cabral, Zinayda Rodríguez y Elvira Almonte.

Género: Docu-Drama

Duración: 90 minutos

Producción general: Señales TV

Director Tenido: Saulo Constanzo

Director de Cámaras: Saulo Cruz

Directora de investigación; Margarita Jiménez.

Auspiciadores: Banreservas, Aeropuerto Internacional Cibao, Delta Comercial, Doperco, RCC Media, Corripio, Alcaldía del DN, Helidosa, Grupo Rizek, Grupo Inicia, Senado de la República. Mejía Alcalá. Apoyo de la Ley Nacional de Cine 108-11. (DGCINE).

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista