Santo Domingo – Partió  este domingo a las galerías de lo eterno este domingo 14 de noviembre, una mujer que hizo del servicio a la comunidad, una guía en su vida y de la integración de la mujer a la banca, un ejemplo vivo: Engracia Franjul de Abate, ejecutiva  fundacional del Banco Popular Dominicano.

Mas de cinco  décadas de participación como ejecutiva del sector financiero de la República Dominicana, contribuyeron a demostrar que las mujeres podían desarrollar el potencial profesional esperado.

Doña Engracia, como era llamada cariñosamente, fue el nombre de mujer que se inscribió como fundadora del Grupo Popular el , el 23 de agosto de 1963,   como  la primera mujer de su Consejo de Administración.

Era además maestra de vocación y ciudadana que asumió responsabilidades a favor de los procesos electorales dominicanos, exponiéndose a la presión, a veces mezquina, de la tensión entre partidos concurrentes a dos elecciones nacionales.

Desde 1976 pasó a ser gerente general de la filial Finempresa, y luego ocupa posiciones directivas y llegando a desempeñar el cargo de auditora general y comisaria de Cuentas.

Interesada en el desarrollo de las mujeres,  presto sus servicios a la Asociación para el Desarrollo de la Mujer (Adompem)  y estimulo el proceso  del régimen asociativo a la oferta  de financiamiento siendo ya una una institución propiamente bancaria (Banco Adopem), lo que confería acceso a mayores fondos para el desarrollo financiero de las personas en condición socieconómica vulnerable.

Vocación de servicio

En adición a sus contribuciones en el ámbito financiero, se destaca de doña Engracia sus servicios en temas de ciudadanía y educación.

En 1996 y 1998 fue como miembro de la Junta del Distrito de la Junta Central Electoral, cargo expuesto a las muchas presiones de los partidos, cada uno de los cuales solo se ocupaban de velar por sus intereses sin demasiado respeto por la integridad de los gestores electorales. Desarrollo esa labor en dos elecciones nacionales y nunca nadie se presto a imputarle parcialidad o inclinaciones impropias de su investidura respecto de lo político/partidista.

En Educación la presidencia del Consejo de Administración del Instituto Cultural Domínico Americano, puesto que desarrolló por dos periodos consecutivos, permaneciendo luego como vocal por varios años más.

Se involucró honoríficamente en mejorar mejor administración y los programas del colegio donde estudiaron sus hijos.

Colaboró con el Consejo de Regentes del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) y de la Universidad APEC.

Su biografía esta en el libro “Las cuentas claras: trayectoria de Engrancia Franjul de Abate”, de la autoría de la escritora Jeanne Marion-Landais, y presentado en la Torre Popular en 2018.

 

 

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista