Los artistas cristianos suelen ser una caja de sorpresas, tal   y como ocurre con la idea que se tenía de la canción de fe, que muchas veces se reducía a  los sonsonetes de “Ríos de agua viva” o el cursillista “De colores” sin observar que entre las feligresías de las iglesias hay artistas de enorme talento  y de trayectorias que pudieron haber sido un fenómeno de popularidad y convocatoria en las normas del arte comercial y que, sin embargo, optaron por la ruta ciertamente más difícil y anónima del arte estructurado sobre el interés de su fe.

Hicimos conciencia de que había una realidad escénica de los cristianos  en 2017, vimos el musical cristiano La Causa  de Locis Septem el cual, pese a lo incomunicativo de su título, sin dudas era  un trabajo  bien logrado y con una definida motivación cristiana, realizada con  aportes técnico-artísticos basados en criterios profesionales al cual se le agregaba el talento joven deseoso de llegar mediante el teatro, su mensaje.
Era un montaje que concentraba talentos formados en Estados Unidos y a grupos danzarios de ritmos modernos urbanos y de danza moderna, alternando con actuaciones y el uso de recursos técnicos
Ahora, con Red de Sangre, la más reciente producción de Juventud con una misión, un proyecto artístico escrito y dirigido por la coreógrafa Eva Piccini, para exponer la trágica situación que plantea la trata de personas, a cuya sombra se enriquecen políticos sin escrúpulos y delincuentes de cuello blanco.

El éxito de Red de Sangre  con sus 62 interpretes en escena (actores y bailarines) es la  fuerza  artística que expresan y su temática, al exponer un drama ante el cual nos falta conciencia precisa en torno a la esclavitud moderna que supone el enriquecimiento de mafias a partir de la trata de personas, sobre todo mujeres destinadas a la explotación sexual.
El resultado   es uno de los montajes artísticamente más depurado, en el marco de su talento joven no profesional, con altos vuelos estéticos tanto en la danza como en la canción. La actuación queda un poco por debajo, pero hay que tomar en cuenta la no formación profesional de sus talentos.
No se trata de dar visto bueno al proyecto por su  objetivo evangelizador cristiano. No. Es arte escénico con méritos propios, con sus propias densidades interpretativas. Su escenografía es funcional y precisa. Pudo en determinadas escenas, ser mejor, pero cumple su objetivo, evita la facilidad del minimalismo simplista y acierta con sus efectos especiales.

El defecto
La falla cuando el arte está regido por la misión y el mensaje es el tiempo excesivo en escena, cerca de dos horas, incluyendo el innecesario discurso motivacional luego de la presentación. Era suficiente con lo que se presento y cualquier dato que caracterice la trata de blancas se podía ofrecer en el programa de mano.
Ficha Técnica
Título: Red de Sangre
Género: Musical
Ano: 2019
Directora y libretista:  Eva Piccini
Asistencia dirección y coreografía: Luis Armando Cordero
Producción; Juventud con una misión
Elenco: Anlly Piantini, Ángel Brown, Villanova, Brandy Berroa, Jesús Villanueva, Lizzy Parra, Jairon High, Profeta Lirical, Franklin Gerónimo y YWAMSD Arts.
SINOPSIS
Abigail Gutiérrez, joven que fue víctima de trata de blanca o trata  de personas. Esta fue forzada a prostituirse luego de ganar “Absolute Urban”, un Campeonato Mundial de Hip Hop en la ciudad de Santo Domingo. A pesar de las amenazas de muerte, Abigail planea cómo escapar de sus secuestradores, impulsada por su fe en Jesús.
Sobre JUCUM
Juventud Con Una Misión Santo Domingo una ONG cristiana que trabaja enseñando valores y promoviendo mensajes de transformación a través de las artes, hemos laborado en República Dominicana por más de 30 años. Sus objetivos  1- Misiones Nacionales y Mundiales, 2- Artes  3- Niños, adolescentes y jóvenes, 4- Ayuda humanitaria y misericordia.
 

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista