Digamos la verdad clara y sin medias tintas: Felucho Jiménez no le cae bien a todo el mundo, por política o por temperamento. Esa es su signo de identidad. A usted puede caerle bien o mal, gracias a que es un ser pensante y actuante que se desenvuelve de acuerdo con sus convicciones y creencias, sin importarle ser la voz disidente. No es, ni le interesa ser, monedita de oro.

Felucho Jiménez es un singularísimo gestor cultural con la capacidad de vincular a sus labores oficiales desde el Ministerio de Turismo y la Refinería Dominicana de Petróleo (REFRIDOMSA), ha desarrollado proyectos de gestión cultura que han incluido la edición de las mejores compilaciones de música popular y académica, la creación de grupos musicales infantiles de sectores muy socialmente vulnerables (como la orquesta y coro de niños y jóvenes de Nizao).

Con la presencia de amigos cercanos, de melómanos y de quienes le respetan como gestor cultural, puso a circular en un acto modesto, pero con todas las sillas ocupadas en la Sala Aida Cartagena, de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, Músicos, compositores y canciones dominicanas de los siglos XIX y XX, la obra enciclopédica más completa y actual por ser un inventario necesario, trascendente y oportuno.

La obra, producto de diez años de compilación y procesamiento editorial de información suelta o previamente publicada, presenta una muy completa compilación:  512 quinientos nombres, intérpretes y productores de obras y diferentes ritmos, directores musicales, con la inclusión; 4.001 títulos de diversos géneros; los nombres completos de sus autores, fecha y lugar de nacimiento y fallecimiento en orden cronológico y provincial y biografías detalladas.

A esto se añade un diseño pensado artística y didácticamente, seccionado por la índole de los elementos informativos expuestos.

El libro es un panorama organizado geográficamente, con un diseño que segmenta adecuadamente el material iconográfico (fotografía), debidamente acreditado tanto en la imagen como en los datos para cada artista expuesto, y que refleja es el producto de una compilación con criterio de investigación y realizada durante años.

Introducido por el historiador José Chez Checo y prologado por el maestro Rafael Solano, Músicos, compositores y canciones dominicanas de los siglos XIX y XX, es un contenido de lectura dual: rigurosa y lúdica.

Para el lector no experto en música y solo amante de la música (¿Quién no lo es?), el libro es culturalmente enriquecedor y como lectoría un relatorio animado y grácil de las características y curiosidades del mundo musical dominicano. Es un gusto leerlo para quienes disfrutan de la historia y del arte.

Habría sido trascendente incluirle un índice alfabético onomástico para facilitar la búsqueda directa de determinados creadores de música.

Lo que, si es claro, es el valor del trabajo, que permite poner en común la pasión particular del autor por la música. Este libro es imprescindible para cada persona que ame la música, un reporte que nos refiere con justicia a quienes, ya en el inicio organizado de la industria musical y hasta el presente, han sido los creadores e intérpretes.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista