El reclamo de revisión del conteo de los votos de Santo Domingo Este debe merecer la atención de la Junta Central Electoral, a fin de dar transparencia a un proceso que tiene muchos cuestionamientos y que contribuiría a dar confiabilidad a sus resultados, sean cuales sean, y legitimidad definitiva a quienes sean declarados ganadores de la competencia electoral, corroborando un principio fundamental de la democracia: ése que otorga a la comunidad la potestad de decidir quiénes serán sus ejecutivos públicos,
La huelga de hambre iniciada por los candidados  Manuel Jimenez, poeta y compositor dominicano de altísimo prestigio; Dío Astacio,  pastor de la Iglesia Evangelica; Claudio Caamaño Vélez, activista y luchador social;  José Vásquez,  Manuel Rey, candidatos a la alcaldía y Juan Hubieres, candidato a la senatoría del Gran Santo Domingo, constituye un recurso extremo que despierta la necesidad de que el proceso comicial de Santo Domingo Este, pueda ser concluido de forma diáfana, transparente y sin cuestionamiento alguno.
Las posturas cerradas a este reclamo no deben ser levantadas  desde la Junta Central Electoral, la cual está en la obligación concluir el proceso con el máximo de transparencia.

10_Nacionales_30_1p01
Foto cortesía del Diario Hoy.

Los argumentos de estos cinco hombres deben ser conocidos y dilucidados en las instancias que corresponda. Ellos están exponiendo su salud y sus vidas como una medida extrema para llamar la atención sobre sus reclamos.  Para adoptar esta medida, razones de peso deben haberles motivado, a lo cual sólo se puede responder con la verificación y conteo manual oportunos.
La huelga de hambre es un recurso extremo que debe ser respondido con una reflexiva serenidad pro-activa de parte de la Junta Central Electoral, que mal haría con dar la callada por respuesta.
FOTO CORTESIA DEL DIARIO HOY.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista