El Banco Popular Dominicano y el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM) presentaron los resultados de  la primera investigación psicológica sobre agresiones contra la mujer dominicana en la crisis sanitaria en que se establece que el 75% de ellas ha sido víctima de violencia física y el 56%, violencia sexual.
En estudio estadístico “Impacto psicológico en las mujeres víctimas de violencia por sus parejas en la pandemia COVID-19”, establece que seis de cada diez aseguraron haber sido amenazadas de muerte por sus parejas. Sin embargo, en un 72% de los casos no denunciaron a los agresores.

El estudio recoge datos ofrecidos por 51 mujeres a las que se aplicaron la encuentra entre las 105 de distintas localidades del país que respondieron el cuestionario/encuesta sobre la violencia que afecta al sector femenino durante el confinamiento COVID 19. Esas mujeres fueron atendidas por lsa terapeutas del Pacam entre marzo y agosto, producto de un acuerdo con el Banco Popular.
La investigación y la atención psicológica de estas mujeres en el momento más crítico del confinamiento, cuando las tasas de violencia intrafamiliar aumentaron en la República Dominicana y el mundo, tuvieron el auspicio del Banco Popular Dominicana.
Dado el alcance y aceptación del proyecto, el Banco Popular acordó extender el apoyo a dicho programa hasta el mes de diciembre, permitiendo a más mujeres ser atendidas por las terapeutas del PACAM. Esta situación de sentirse indefensas puede ser el origen para que un 45% de ellas calificaran con un grado de depresión severa y un 55% con un grado de ansiedad grave.
La mayoría de las entrevistadas por el PACAM tienen entre 18 y 41 años. Un tercio de ellas se encontraba bajo la figura de la unión libre y un 26% dijo que vivían separadas de sus victimarios.
En cuanto al nivel de escolaridad, el 41% informó contar con grado universitario, un 36% con bachiller y un 4% con maestría, lo cual desmitifica la creencia social de que la violencia la sufren mayoritariamente mujeres sin estudios.
Una tercera parte de estas mujeres laboraba y recibía un sueldo al momento del tratamiento, en tanto el 26% estaban desempleadas y el 22% contaban con negocio propio.
Con el acompañamiento psicológico por parte de las profesionales del PACAM, que impartieron 460 sesiones en el período, más de la mitad de las mujeres del programa reconocen contar actualmente con una autoestima elevada.
Gracias a esta iniciativa, se beneficiaron de incorporarse a un programa de psicoterapia y de evaluación psicológica para su recuperación emocional, se les ofreció orientación para su protección, la preservación de su integridad psicológica y física, y la activación de la red de apoyo social y familiar.
Con esta alianza y el auspicio del programa, el Banco Popular busca incidir en el fenómeno de violencia contra la mujer, contribuyendo a cuidar de su integridad psicológica, emocional y física, alineando con ello su accionar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a los Principios de Banca Responsable.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista