El Banco Central de la República Dominicana (BCRD), en su reunión de política monetaria del mes de agosto de 2021, decidió mantener su tasa de interés de política monetaria en 3.00 % anual. De este modo, la tasa de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día) permanece en 3.50 % anual y la tasa de depósitos remunerados (Overnight) en 2.50 % anual.

La decisión sobre la tasa de referencia se basa en el análisis exhaustivo del impacto del COVID-19 sobre la actividad económica y la evolución futura de la inflación. En particular, la variación mensual del índice de precios al consumidor (IPC) en julio fue de 0.54 %, mientras que la inflación acumulada durante los primeros siete meses de 2021 fue de 4.57 %. De este modo, la inflación interanual se redujo, al pasar de su máximo alcanzado en mayo del 2021 de 10.48 % a 7.88 % en julio. Igualmente, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta, se moderó al pasar de 6.0% interanual en junio 2021 a 5.79 % en julio.

La dinámica reciente de la inflación ha estado afectada por choques de costos transitorios asociados a mayores precios del petróleo y de insumos alimenticios importados, así como al incremento de costos globales de fletes. No obstante, recientemente se ha observado una disminución en los precios internacionales de varios de estos bienes primarios desde sus máximos alcanzados en mayo, que contribuirán a atenuar las presiones inflacionarias externas.

En ese sentido, el sistema de pronósticos del BCRD indica que la inflación convergería gradualmente al rango meta de 4 % ± 1 % durante el horizonte de política monetaria. Esta senda proyectada para la inflación y las expectativas ancladas a la meta, permiten al Banco Central gestionar activamente los niveles de liquidez de la economía, consistentes con el proceso de consolidación de la recuperación económica, y adoptar las medidas necesarias para preservar la estabilidad de precios en un contexto de fuertes fundamentos macroeconómicos.

En el entorno internacional, si bien las perspectivas económicas se mantienen positivas, se observa una moderación en las expectativas de recuperación global asociada a un repunte en los contagios mundiales de COVID-19, debido principalmente a la variante Delta en las economías avanzadas. En ese sentido, Consensus Forecasts (CFC) prevé una expansión para la economía global de 5.8 % en 2021.

Para Estados Unidos de América (EUA), nuestro principal socio comercial, las proyecciones más recientes del mes de agosto de Consensus apuntan a un crecimiento de 6.2 % para 2021, revisándose a la baja respecto a los pronósticos del mes pasado debido a la incertidumbre causada por una mayor propagación del COVID-19. Durante el segundo trimestre del año 2021 la economía estadounidense se expandió en 12.2 % interanual, mientras la inflación se situó en julio en 5.4 %. En este contexto, la Reserva Federal mantiene la tasa de fondos federales en el rango de 0.0 % y 0.25 % anual durante 2021, a la vez que continúa con los programas de inyección de liquidez a los mercados financieros para apoyar la recuperación económica.

Por otro lado, las previsiones para la actividad económica en la Zona Euro han mejorado, proyectándose para 2021 una expansión de 4.8 %. En tanto, el Banco Central Europeo ha mantenido su programa de estímulo monetario con la tasa de depósitos overnight en -0.50 % anual, mientras implementa medidas de provisión de liquidez a través de la compra de títulos públicos y privados, así como operaciones de refinanciamiento de largo plazo.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista