Gracias a la facilidad del sistema de streaming, Netflix me ha ensenado, mediante buena parte de sus documentales, (no sé exactamente para cual fin) todas las formas posibles de asesinar, torturar, mutilar y traficar con personas, asaltar bancos, realizar actos de terrorismo urbano y rural, establecer fraudulentos mesiánicos cultos religiosos para recibir millonarios fondos, defraudar los estados y seducir menores edad, además de practicar la poligamia.

Pero también, agradecido estoy de ese servicio tan crucial hoy día, he aprendido del amor verdadero a partir de producciones documentales que contribuyen a la mejor formación de valores y a renovados rictus estéticos que nos hacen la vida respirable y digna, tal cual resulta ser el documental 100 días con la Tata, (Miguel Ángel Muñoz 2020) que, en síntesis, es expresión de la suficiencia y la plenitud del amor en toda circunstancia.

Se trata de un proyecto de cine, sobre todo, honesto que no vacila en exponer dudas, incertidumbres o incoherencias que a todos nos asaltan, las inquietudes sobre la muerte, el rechazo a las rutinas limitantes y el mismo egoísmo que con excesiva frecuencia nos determina como único centro vital de la existencia.

No es un proyecto más de la industria para conquistar multitudes y producir beneficios, generar boletería y ser la estrella del streaming en toda plataforma desde la cual se exponga.  Este trabajo se promueve por si mismo al impactar la sensibilidad de la gente con su mensaje que toca a todos.

Tras su premiere, el 29 de diciembre 2021 en el Cine Capitol de La Gran Vía, en Madrid, estuvo en 140 salas de cine durante 10 semanas, todo un récord para una producción documental. ¿Qué hace distinto este documental de la generalidad que nos ofrece Netflix?

Su mensaje que replantea el valor de las personas de la edad de atardecer, su sentido humano y su contenido que trasciende nuestro sentido del exigente consumo de dramas, reales o ficticios, en los cuales el crimen y la sangre ya se nos sirven como la normalidad del comportamiento humano.

100 días con la Tata es un proyecto que no necesita de mecanismos de promoción porque su impacto no está mediado por las acciones del mercadeo cinematográfico y tiene valor en la medida en que se expone el carisma de la protagonista y la relación empática con el coprotagonista, (Luisa Cantero) y el creador, Miguel Ángel Muñoz, actor, cantante, bailarín, presentador y ahora director/productor de cine).

Una pena verdadera que siendo como estaba nominado a mejor documental en los Premios Platino 2022, no resultara ganador, pero hay que dejar resguardado el derecho de los señores jurados a dictaminar como lo consideren. Puede que La última floresta (Luiz Bolognesi.2021) tenga sus propios valores y haya sido digno y valedero su triunfo.

Procedía de compilar lauros y nominaciones de prestigio: ganó el Premio Forqué 2021 al mejor documental; el Premio Cygnus al Mejor Documental, Premio Mejor dirección revelación y Platino Educa de la Solidaridad en la 77 edición de las Medallas del Círculo de Escritores, Mejor Documental en los Premios del Sindicato de Guionistas de España (ALMA) y fue selección oficial del Festival de Málaga (2021).

Ver, sentir, dejarse escalar por el discurso audiovisual, de este trabajo, basta para percibir de qué se trata de una producción, profesionalmente impecable en su fotografía, la edición inteligente, sus imágenes de apoyo insertas en el momento adecuado.

Un equipo de 15 profesionales que debieron desarrollar su labor en un piso de unos 35 metros cuadrados, el hogar de la Tata, con algunos certeros y oportunos rodajes exteriores.

El documental es un manifiesto por la vida. Se trata de la construcción es un poema visual, un gesto de sensibilidad extendida que os hace revalorar los seres que amamos, las incertidumbres ante el futuro de vida y muerte que nos aguarda a todos, la consagración para la apuesta por la vida y el optimismo en el buen uso de las redes sociales que como tales son sólo un medio en capacidad de llenarse de los valores que le sean aportados.

100 días con la Tata, nos llamó la atención desde que vimos su cartel en el Cine Capitol de La Gran Vía promoviendo su premier anunciada para el 20 de diciembre de 2021, realizada ante una platea completa de mil 100 personas, con la presencia de su estrella indiscutida, Luisa Cantero y Miguel Ángel Muñoz, actor, cantante, bailarín presentador y ahora director/productor de cine.

Luisa Cantero aporta al trabajo una naturalidad tal, que advierte en sus entrevistas el director Miguel Ángel Muñoz, nos revela desde España, que Tata no es su abuela. Es la hermana de su bisabuela, y que era cuidadora de personas y limpiadora de piscina. No es actriz. Su primera vez en una cámara fue el aparatito amateur cuando Miguel Ángel era un jovencito que manifestaba ya su gusto por el cine.

100 días con la Tata es un tesoro audiovisual que tal vez usted no sabe que tiene en su casa.

FICHA TÉCNICA

Titulo original: 100 días con la Tata

Género: Documental

Dirección: Miguel Ángel Muñoz

País:  España

Año: 2021

Guión: Jorge Laplace, Miguel Ángel Muñoz

Duración: 82 min.

Sinopsis: La Tata y Miguel Ángel se dan cuenta de que su historia de amor se puede acabar y decide llevar a cabo todas las cosas que tiene pendientes de hacer junto a ella: un road trip, conocer los orígenes de Luisa y hasta rodar una película juntos.

Por Jose Rafael Sosa

Periodista, escritor dominicano y origamista