Guillermo Cordero….el replicante creativo

Para quienes han visto el monólogo Magdalena,  (no estoy entre ellos por estar fuera del país)  y que se vuelve a montar este fin de semana en la Sala Ravelo, el riesgo más común es contraerse a la idea de que es en mismo montaje teatral de buen texto, magistralmente actuado por la Carlota Carretero y con un  director y productor de calidad y consistencia, Guillermo Cordero.

Esos elementos que pueden ser el motivo para que se haya establecido nuevamente esa relación indescriptible cuando las acciones en tablas envuelven al público por su fuerza expresiva.  Pero Guillermo Cordero resulta sobrepasar la calidad sus montajes. Son el fruto que ha cosechado en base a talento, disciplina y estudios de academia. Nada es casual. No es moneda de oro. No es aceptado por todos. Su temperamento es, como el de todo artista, centrado en si mismo y a veces su ego, lo excede. Pero ….a quien no?

Cordero es un resultado anterior al impacto de este montaje que expone la psiquis y el mundo interno de la mujer terrenal que más cerca estuvo de Jesús, el maestro de Galilea. Las razones de su éxito, no se cosechan ahora por Magdalena.

FOTOS: Nathalie Hurtado. Suministrada

Su renacimiento como director, tras establecer un nombre como productor de complejos musicales y super producciones escénicas de gran presupuesto, en espectáculos inolvidables, costosos y que no pocas veces le pasaron la facturas sin tomar en cuenta ni  su entusiasmo y ni la fantasía estética de su rictus creativo. Victor  Victoria y El Beso de la Mujer Arana fueron dos montajes que le inscribieron en el selecto circulo de la mas alta impecabilidad teatral dominicana.

El ultimo de sus grandes musicales fue escenificado en febrero de 2009, con El Violinista en el Tejado, que disfrutamos en el Teatro Nacional y que al artista nacido en Santiago el 21 de abril de 1957.

Para muchos, ese musical, por consecuencias que tuvo, decretaba el retiro de este hombre que se  sabía que no serían inútiles para el país sus estudios avanzados de danza y coreografía en el Alvin Ailey American Dance School, Broadway Jazz, en el Phil Black Dance Studio y en el Carnegie Hall School of Ballet, y estudios de Producción y Dirección de Espectáculos y Televisión en el Center of Media Arts en la ciudad de Nueva York.

FUENTE: Foto suministrada con Derechos de Reserva.

Con el montaje de Magdalena su segundo trabajo teatral en esta nueva etapa de pequeños formatos escénicos, tras la soberbia demostración de buen teatro con su deslumbradora versión de  El Último Instante, (Franklin Domínguez) en agosto de 2016, sin dudas lo mejor ofrecido teatralmente para el teatro local, Cordero evidencia que las razones para aplaudirle, son producto de la formación sumada a una disciplina casi obsesiva  y muy única para nuestro medio, se unió al sentido  creativo y su necesidad de expresarse como artista de la escena.

GALERIA BASADA EN FOTOS DE NATHALIE HURTADO

Para Cordero, los monólogos con ese torrente interpretativo de la Carlota Carretero han supuesto una pagina nueva para el registro del teatro criollo, que se desliza por los pasillos orondos del trabajo realizado a profundidad.

El montaje de Magdalena, versión libre de un ensayo de Margarite Yourcenar, no lo hemos visto, pero las referencias que nos llegan, y que se agregan al análisis de la carrera de Cordero, deja sentir que se trata de un episodio que nadie debería perderse en la Sala Ravelo.

Déjanos tu comentario

Comentarios

José Rafael Sosa periodista dominicano, editor, gestor cultural y escritor de literatura de soporte existencial y emocional a la gente , origami y comunicación masiva. Soy editor de Turismo y Cultura del diario El Nacional. Móvil: 809 858 6870. Correo: joserafael.sosa@gmail.com