Margaritas con sabor a pólvora: Humberto y Niurka se lucen en SR

Cuatro  excelentes   actrices, una directora experimentada y con un largo camino en el trayecto del teatro de género,  y un texto cargado de sarcasmo y humor latino, logran un hecho teatral que suma puntos al quehacer escénico dominicano y que nos lleva a pesar, después de las risas y las sonrisas, hasta donde es capaz de llegar el egoísmo y el miserioso masculino, frente a las mujeres.

Con el montaje de Margaritas con sabor a Pólvora, en Sala Ravelo, a ratificar su sentido ácido, crítico y sarcástico al exponer con arte y risa, las miserias humanas y en particular las emociones que emanan del egoísmo masculino, el machismo y la corrupción. A pesar del riesgo de exponerse a repetir el discurso del sometimiento femenino, lo que se logra con Margaritas con sabor a pólvora, evita los meandros de ese río previsible y aporta novedad, con una dramaturgia actual desarrollada con excelente ritmo.

Margaritas con sabor a pólvora es una de esas obras a las que se acude para pensar y reírse hacia dentro. El principal error de críticos y publico, es suponer que Humberto Robles es un dramaturgo mexicano muy representando. No. Es un gestor del teatro como instrumento de ideas y esperanzas.  Uno que ha trascendido el mercado de la venta de derechos de autor y que opta por la difusión de sus piezas, sin dejar de vivir honesta y dignamente de lo que produce: universos, personajes, palabras e ideas que empujan hacia un mundo mejor configurado que el actual. 

La pieza de Humberto Robles quien se ha dado a conocer aquí por su monologo, Que no se culpe a nadie de mi muerte (2010), montado el pasado 2017 por Katiuska Licairak.

FOTO JOSE RAFAEL SOSA.

Es humor negro, fino, penetrante y ríspido, chocante sobre una amalgama de actuaciones femeninas de un rico ritmo incesante, evidencia de la química entre esas mujeres.

VER EN VIMEO MUJERES DE ARENA (5 MINUTOS)

Carolina Rivas, Evelyna Rodríguez, Patricia Muñoz y Giamilka Román, encarnan cuatro amigas de vidas y temperamentos bien diferenciados, desde la conservadora y tradicionista, hasta la liberal al extremo con su sexualidad y sus consumos de lo que sea adictivo, girando en torno a la invisible y sentida presencia de un político que representa, sin aparecer en escena, el panorama de las indelicadezas sociales y personales del hombre promedio latinoamericano, especialmente torcido si tiene un poquito de poder político.

GALERIA DE FOTOS (GOOGLE)

Las cuatro talentosas actrices evidencian que se han metido en sus personajes, canalizando sus vidas y fantasías y la actitud común y tan diversa que les une en torno al personaje masculino de gran peso y que no llega a verse nunca, pese a ser el eje de toda la trama.

La obra es escenografiada por Giamilka Román,  tiene diseño de luces de  Bienvenido Miranda, multipremiado internacionalmente y autor de Los 4 jinetes del ApocalIFE, TV or not TV y El Evangelio según Juanga), ha cedido a Niurka Mota este texto que provoca, a tono de la risa de la inteligencia y el chiste implícito en el drama de vida, y que ha iniciado con éxito sus funciones en Sala Ravelo.

Déjanos tu comentario

Comentarios

José Rafael Sosa periodista dominicano, editor, gestor cultural y escritor de literatura de soporte existencial y emocional a la gente , origami y comunicación masiva. Soy editor de Turismo y Cultura del diario El Nacional. Móvil: 809 858 6870. Correo: joserafael.sosa@gmail.com