La feria del libro según Giovanny Cruz

El verdadero día inaugural de la Feria es, precisamente, hoy. Lo de anoche es algo protocolar para discursos estrambóticos, fanfarronerías y promesas huecas.

Una mañana bastante concurrida en el recinto. Tremendo ajetreo dentro de los diferentes espacios. En las oficinas se trabaja ya sin descanso para alimentar al “monstruo” que es la Feria. Empleados y ejecutivos me reciben con extremadas cortesías. Son colegas y amigos de siempre, con los cuales tengo o no coincidencias de criterios.

Pero mi objetivo fundamental del día es el pabellón de la Dirección General de Cine y su Cinemateca Dominicana. Los rumores aseguraban que era algo espectacular el referido pabellón. Se quedaron cortos.

Es un espacio elegante, funcional y hermoso. En la DGCINE y la CINEMATECA procuran vincular directamente con el libro sus participaciones dentro de las distintas Ferias. Sin embargo, en esta ocasión, partiendo del criterio brechtiano de que la forma es la expresión más acabada del contenido, han logrado exponer una soberbia investigación de una manera profundamente didáctica, elegante y amena.

Un hormiguero de estusiasmados empleados de la DGCINE dan las informaciones de rigor, tanto a niños como a adultos. Se trata de la historia moderna de nuestro Cine. Además, una muy buena exhibición de nuestro devenir técnico en el séptimo arte. Desde luego que la sala de Cine de la CINEMATECA dentro de la Feria es de lo más exitoso.

Por lo que vi de la Feria hoy, que no fue mucho, luce que está bien organizada. Todo fluye. Reservo para otra entrega hablarles del arquitectónicamente elegante y moderno espacio de la Editora Nacional. Igual hablaré de la edición profesional y moderna de mi libro premiado de cuentos. ¡Ya tengo algunos ejemplares en mis manos! ¡Qué orgullo!
Estoy satisfecho con el primer día de la Feria. ¡Corran a dársela!

Déjanos tu comentario

Comentarios