Un “hablao” especial define al dominicano

El autor reflexiona sobre los giros singulares del español dominicano

La compleja identidad dominicana nos delata adonde quiera que nos encontremos.

“Parejeros” como somos, andamos en cualquier rincón del mundo y siempre aparece un criollo que se “guilla” de “trasendío”, pero le aflora el dominicano.

No es extraño encontrar un “boca’guá”, un “bultero”, o un “muelú”, en nuestro camino.

Señala Cesar Nicolas Penson Paulus en su escrito en elCaribe que “Semilla” es para nosotros, simiente, expresión de admiración o clítoris, así como “el pipo” refiere la vulva y “ripio”, pene.

“Mangonear” es “barajar” o “amarrar la chiva”. Una “matasión” es matanza. “pichirrí” es el coxis del pollo y un “pique” corresponde a contrariedad mayúscula.

Cogerlo de “banquito’e picá” es ser blanco de burlas, bromas, o de represalias.

“Alentao” es estar mejor, de alguna dolencia. “Ajito” significa con dificultades estomacales producto de una “jartura”, y lo contrario es “ajílibio”, debilidad por no haber comido.

“Anjá” expresa admiración o aceptación de connotación diferenciada de “ujú”. “Dar etilla” es hacer el amor repetidas veces.

“Maipiola, es celestina; que busca parejas a hombres y mujeres; “cuero” es prostituta, epíteto que existe desde la época colonial, con historia propia.

“Fuiche, fullín o fui”, se refiere a nalgas o al propio ano, “asigun”, al tiempo que “fucú” corresponde a mala suerte.

“Entremiliao” es mezclado; de la misma forma que “corombo” es persona con las piernas arqueadas, pero en sentido contrario al “gambao”.

“Arrempujar” es empujar con ánimos de tumbar. “Degaritarse” significa irse en malos términos, es “juirse”. “Verija” son las “partes bajas”; “ensalmo” o “ensalme” corresponde a la oración con la que “se marca con fe” una parte del cuerpo, procurando curación de una dolencia.

“Entibiar” significa calentar un poco y “borrá con mierdegato” es acabar definitivamente una relación.

“Borona” tiene significados diversos según las circunstancias y acompañado de qué vaya: migajas, si de un bizcocho se trata; es sobra, residuos; cantidad pequeña de dinero y también dádiva para conseguir un servicio. Boronear es robar y repartir “unos chelitos” para lograr silencio cómplice.

Un “moquero” es cuando hay muchas moscas. “Decurtir” es quitar el sucio pegado de ropa y enseres. “Tereques”, “cachivaches” y “corotos” son sinónimos con diferencias.

“Los víveres” son los comestibles, pero también puede referirse a las partes reproductoras del hombre. “Decuartao” se le dice al que no tiene dinero y más modernamente, “estar en olla”.

“Can” es fiesta, “bonche, aunque este también significa manojo de flores. “Calié” corresponde a chivato. “Etrujar” es arrugar, pero también, reprimir verbalmente de manera grosera: un “boche” y si además es ofensivo y soez, “pele’lengua”.

“Deguabinao” corresponde a muy afectado. “Atarugao” y “atrabancao” tienen significado parecido, pero “añugao” es cuando la comida se queda “entrel’gañote”, efecto común cuando el “mangú” está muy seco o la batata se come “sin na pa bajala”.

Déjanos tu comentario

Comentarios