octubre 10, 2017

Jimmy Sierra recupera el proceso cultural dominicano

Llenar  como lo hizo anoche Jimmy Sierra el auditorio Juan Bosch de tantos escritores, historiadores, gestores culturales, artistas, administradores o ejecutivos de programas, estrategias y organismos públicos y privados vinculados a la cultura, debe haberle proporcionado al autor, una de las noches más felices de su vida.

El Diccionario Cultural Dominicano sistematiza todo el proceso cultural del país, sus principales acontecimientos, sus figuras más  cimeras, sus hechos más determinantes, en un documento que ha sido posible gracias a la participación del autor en muchos de esos procesos y a una labor de investigación mirando hacia atrás tantos años y  que inició  Sierra hace más de 15 años.

Al documentar el proceso de la conformación de la cultural criolla, lo que ha hecho es dar continuidad y coherencia a lo que ha sido toda su vida: un educador de las más diversas formas expresivas, ofreciendo ahora el resultado de años de militancia cultural e investigación.

Anuncio

Lo que acaba de entregar al país, culturalmente hablando, con este el Diccionario Cultural Dominicano, es un instrumento necesario que sistematiza y divulga, luego de una investigación y compendio de años, es el libro esperado que llena ese vacío bibliográfico.

Lo que entrega Sierra ahora es un resultado integral basado y ampliado a partir de proyectos y productos editoriales o audiovisuales sectoriales: documentales sobre las artes plásticas y el teatro, el curso audiovisual Viaje al Centro de la Historia (una obra fundamental que pocos, en su momento, reconocieron públicamente en su importancia) a lo que se agregan sus protagonismos al cine, la narrativa corta, producción de radio y televisión y su permanente labor de formador de generaciones.

El libro es un registro histórico imprescindible del quehacer cultural y sus protagonistas, centenares de hombres y mujeres, que han aportado desde sus áreas de ejercicio y conocimiento, al proceso creativo nacional de cultura.

Llevar a un diccionario, con la exigencia de precisión, datos, fuentes, organización del material, todo el proceso cultural del país, sus acontecimientos, sus protagonistas, sus artistas, sus gestores, sus mecenas, ha sido una tarea inmensa, que solo un hombre como Sierra podría enfrentar.

Julio Samuel Sierra, de paso, logró anoche, con la presentación de su Diccionario Cultural Dominicano es una demostración más de la capacidad emprendedora de trabajo cultural, al tiempo de evidenciar cómo se le aprecia en el ambiente literario/artístico/educativo.

Sierra anoche experimentó la sensación de agradecimiento colectivo por todo cuánto ha hecho por la cultura dominicana, no ha sido en vano. Sierra no ha sido siempre bien entendido y no pocas veces, menospreciado.

 

Respaldo pleno

La cantidad de personalidades y amigos y relacionados con la trayectoria cultural de Sierra, evidenció que hay un respeto por su labor, por encima de cualquier diferencia partidaria.

Tony Raful, poeta y Premio Nacional de Literatura, reconoció el valor de aporte literario, que recoge a quienes han protagonizado el proceso cultural dominicano.

La de anoche, en el auditorio Juan Bosch de la Biblioteca Nacional, fue un acto con un protocolo inusual: no hubo un maestro ceremonial, ni discursos ni presentaciones. Leonel Fernández, el prologuista, no leyó su texto y se sumó como uno más al panel con León Félix Batista, Héctor Martínez (colaboradores editoriales) y el propio Jimmy Sierra, a una exposición de lo que fue el proceso.

Posteriormente, de entre toda la gente convocada, se dio la palabra a Frank Moya Pons, Roberto Cassá, Bernardo Vega, Marcio Veloz Maggiolo (que hizo un esfuerzo especial en asistir debido a su estado de salud) y Tony Raful, entre otras firmas de la cultura, que reconocieron el trabajo de Sierra. Fue el gran homenaje merecía hace tiempo,

El Diccionario Cultural Dominicano es publicado con el auspicio de la Fundación Global Economía y Desarrollo, prologado por Leonel Fernández Reyna, escrito con la colaboración de Héctor Martínez Fernández y León Félix Bautista.

Trayecto cultural largo

Jimmy Sierra ha protagonizado jornadas que abrieron precedencias en la cultural: Fundó, en 1973 con Comité Pro Instituto Nacional de Estudios Cinematográficos (desde el cual se realizaron los documentales Primero de Mayo, Viacrucis y 7 días con el Pueblo y se lanzó el Circuito Popular de Cine, que son ciertamente, la base del cine dominicano por llegar. Luego, en 1988, Agliberto Meléndez, haría Pasaje de Ida.

Sierra ha sido productor de radio y televisión (desde el programa La Nueva Voz, por Radio Comercial, en los años 80´s y posteriormente produjo Contacto en Fa, En el con la colaboración de Domingo de los Santos y Rafael Reyes Jerez

Como productor de televisión, Sierra dio una lección con Catalino el Dichoso, – protagonizada por Ángel Mejía- que estableció un nuevo sentido de las series de televisión y respecto de la cual fue mucha la gente que lo desalentó, diciéndole que “eso nunca se ha hecho”. Bueno, él lo hizo.

Y creó la referencia y el precedente de un libro audiovisual, titulado Viaje al Centro de la Historia, en el que compendia como documental didáctico, toda la historia del país, con música original y la reconstrucción de acontecimientos cruciales.

Diccionario Cultural Dominicano es un libro de consulta obligada, de referencia a la mano que hay que tenerlo.

Una publicación que debe estar desde ya en bibliotecas, universidades, escuelas, colegios y centros de documentación.

Déjanos tu comentario

Comentarios

Share this:

About Jose Rafael Sosa

Jose Rafael Sosa

José Rafael Sosa periodista dominicano, editor, gestor cultural y escritor de literatura de soporte existencial y emocional a la gente , origami y comunicación masiva. Soy editor de Turismo y Cultura del diario El Nacional.
Móvil: 809 858 6870. Correo: joserafael.sosa@gmail.com

  • Website
  • Instagram
  • Email