Edward James Olmos: Más allá de un Platino al Mérito

Cuando  Edward James Olmos reciba, el próximo 22 de este mes de Julio, en La Caja Mágica, en Madrid, el Premio Platino al Mérito, otorgado por los IV Platino del Cine Iberoamericano, muchos espectadores del ceremonial, podrían  pensar que es un reconocimiento a una estrella del cine que ha participado en 101 producciones industriales, incluyendo  series se enorme popularidad y películas de gran perfil industrial que marcaron época, por los que recibió de dos Globos de Oro, un Premio Emmy y una nominación a los Premios Oscar. Ver biografia.

Esa realidad es parcial. Es solo el suspiro de la torta o bizcocho porque, en Edward James Olmos, hay otros  altos  méritos regularmente desconocidos por parte de quienes compran solo la taquilla del cine para verle en sus diversos roles.

Olmos ha desarrollado una carrera de altísimo compromiso  comunitario, que entre otros aspectos  tiene una fase de  acciones de promoción del cine latinoamericano, pero su nombre y su vida implica una existencia ejemplar en más de un sentido. Ver ficha IMDB

No se le estará premiando por su participación, desde 1985 en la inolvidable  serie Miami Vice, en que hizo el taciturno   y cortante teniente  Martín Castillo, ni por su rol del comandante William Adama, en  la serie de TV  serie Battlestar Galáctica (de 2003 a 2009).

El Premio, que montan la  Entidad de Gestión Colectiva de Derechos de los Productores Audiovisuales y la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales  no está relacionado  directamente ni por su interpretación en  primera entrega de su  Blade Runner,  (ahora participa en la segunda próxima a estrenarse),  ni por su rol del y la inolvidable Stand And Deliver (1988), en  la que dio vida al profesor Jaime Escalante, un maestro que revolucionó la educación en una escuela de Los Ángeles, al tiempo de denunciar el discrimen de los burócratas del sistema educativo norteamericano en contra de las entonces minorías raciales de México y otros países al sur de Estados Unidos.

Son muchas las otras razones por las cuales Olmos se une al muy exclusivo círculo de  otros tres actores que han recibido el Platino al Mérito: Antonio Banderas, Ricardo Darín y Sonia Braga.

Con esa estatuilla de platino,  lo que se estará reconociendo es el  ejemplo  un cineasta  responsable de crear una conciencia nueva a o un gestor de la identidad iberoamericana en la industria y la militancia al punto de haber pagado con cárcel su enfrentamiento con las injusticias con que se ha encontrado.

Olmos pudo haber sido una estrella del cine comercial, con todo su derecho y como tantas otras, este director, actor y productor no se ha dejado adormilar por la fama  y las luces del cine.

En cambio, sin dejar de hacer cine independiente e industrial, se optó  por ser gestor social y levantar un compromiso comunitario con los de su origen.

En esa tonalidad, crea la Fundación Latino Public Broadcasting, en 1998, de la que es hoy día  presidente de la Junta de Directores, una organización sin  fines de lucro que promueve temas de importancia cultural para la población latina en los Estados Unidos.

En 1997 fue cofundador del Festival Internacional de Cine Latino de Los Ángeles (LALIFF, puerta  que dio acceso a Estados Unidos para  importantes películas iberoamericanas: las mexicana “Nosotros los nobles”; ”Bajo la misma luna, de Patricia Riggen” con Kate del Castillo y Eugenio Derbez;  la cubano-española ”Chico y Rita” de Fernando Trueba; ”Princesas rojas” de Laura Astorga; “Entrelobos” de Gerardo Olivares;  la venezolana ”La hora cero”, ,”Without men”, de Gabriela Tagliavini con Eva Longoria y  y la muy hispana”Los abrazos rotos”, de Pedro Almodóvar.

Cada año, Olmos realiza cerca de 100 conferencias en lugares donde puede llegar a niños en riesgo: salas juveniles, centros de detención, clubes de niños y niñas, escuelas, donde quiera que pueda llevar su mensaje que “todos tenemos una opción”.
Olmos destaca en sus intervenciones  la importancia de la educación, los riesgos de la vida de pandillas y trata de promover la responsabilidad de las propias acciones y la opción de disfrutar la felicidad, y para ello usa su propio ejemplo de  antecedentes desfavorecidos. Su mensaje es “Si yo pude hacerlo, tú también”.

Ha tenido que pagar con cárcel su militancia social, al oponerse a la presencia militar en la Isla Vieques, de Puerto Rico, en torno a cuya verja ciclónica fue esposado por tropas norteamericanas para detenerle durante una protesta contra las pruebas bélicas, hoy día, afortunadamente, suspendidas

Edward, uno los latinos pioneros en la industria cinematográfica norteamericana,  es un ejemplo para enfrentar barreras que parecían inaccesibles, estimulando y abrir puertas al talento del inmigrante o las comunidades de raíces latinas, tema que hoy día toma particular importancia a la luz de la geopolítica en   la nación  del norte de América.

Olmos ha dicho más de una vez que le gustaría ser  recordado más un activista de la comunidad  que como una figura de la estelaridad cinematográfica.

Déjanos tu comentario

Comentarios

José Rafael Sosa periodista dominicano, editor, gestor cultural y escritor de literatura de soporte existencial y emocional a la gente , origami y comunicación masiva. Soy editor de Turismo y Cultura del diario El Nacional. Móvil: 809 858 6870. Correo: joserafael.sosa@gmail.com