Ad

mayo 30, 2016

Imbert Barrera:”Trujillo no sufrió tiro de gracia, ni devolvió el fuego, ni rogó que no lo mataran”

El tema Trujillo se antoja inagotable. Siempre atrae como lo hace el plato de miel a las moscas en danzaria gestión en procura de alimento dulce y accesible.

Anuncio

El periodista Víctor Grimaldi, en virtud del nuevo aniversario 60 del ajusticiamiento de Trujillo, ha divulgado, como aporte al conocimiento de los detalles del acontecimiento, la entrevista que hizo al general Antonio Imbert Barrera, participante en el magnicidio del 30 de mayo de 1961.

general imbert barrera

Anuncio

De acuerdo con la versión que ofrece  Imbert Barrera, superviviente de la gesta, Trujillo no llego a enfrentar con su revólver a sus atacantes, ni sufrió un tiro de gracia, ni nunca, ya herido, imploró por su vida en sus momentos finales.

“Yo sí le garantizo al país, -no a ustedes-, que Trujillo no disparó. No disparó, ¿usted sabe por qué? Porque yo abrí la puerta de atrás del asiento de atrás y cogí el maletín de Trujillo y un revólver 38 envuelto en una correa de tiros. Yo lo cogí y lo metí en el carro de nosotros. Entonces el grupo que vino…yo abrí el baúl del carro de nosotros -el de Antonio de la Maza- y ellos cogieron a Trujillo y lo zambulleron adentro.” dice  Antonio Imbert Barrera, uno de los participantes en el ajusticiamiento en  la que ampía sus criterios cuando dice: “Antonio de la Maza se va por atrás del carro de Trujillo y yo cojo por delante. Antonio de la Maza encontró a Trujillo parado guareciéndose con el carro de él. ¿Verdad?, del lado derecho de aquí para allá, ahí Antonio de la Maza con la escopeta le disparó. Me dicen que tenía en el lado izquierdo un escopetazo con balines, eso es un tiro mortal por necesidad” –AIB

Entrevista a Antonio Imbert Barrera en noviembre de 1999 con Víctor Manuel Grimaldi Céspedes.

Víctor Grimaldi:  ¿Qué  pasó la noche del martes 30 de mayo de 1961 en lo que es hoy la Autopista 30 de mayo, más o menos en la zona donde está el monumento? Tengo entendido que fue en frente del monumento actual que ocurrieron las cosas, ¿verdad?

Antonio Imbert Barrera: Fue en frente, donde están las matas de coco, ahí.

VG: Muy bien, ¿qué sucedió esa noche don Antonio?

Imbert(IB): Esa  noche,  hacía  tiempo  que  estábamos  esperando  la  ocasión en que Trujillo  viajara   a  San  Cristóbal.   Entonces  esa   noche  Amado  García  Guerrero,  el  teniente  que  era  del Cuerpo  de  Ayudantes  de  Trujillo,   estaba  con  nosotros;  porque  Amadito  era   primo   hermano   de  la  esposa  de  Salvador  Estrella  Sadhalá, de  Urania.

Entonces  él  estaba  encargado  de  decirnos  la  noche  que  iba a viajar Trujillo  para  San  Cristóbal.   Eso  se  barajó varias veces,  porque  Trujillo  no  iba  o  se  iba por la antigua carretera Sánchez. Entonces, Amadito, como a las 7:00 de la noche nos dio el aviso y Antonio de la Maza, Amado García Guerrero, Salvador Estrella Sadhalá, y quien les habla, salimos de la casa de Salvador y nos fuimos y nos sentamos atrás del teatro Agua y Luz, en los bancos. Siempre en esa época la gran mayoría iba a la avenida a coger fresco y a oír una estación, Radio Swan, creo que era de Venezuela que transmitía.

VG: De  una  islita  que  está  frente  a  Honduras, Swan.

IB: Ah! de ahí era.

IB: ¿Tú sabes quién transmitía de ahí también? Yuyo D’Alessandro.

VG: Y Juan Isidro Jiménez Grullón, también.

IB: También, bueno. Entonces íbamos muchísima gente a localizar la estación.  Existía el bingo y nuestras esposas iban al bingo y nosotros nos íbamos a esperarlas, que ellas terminaran, y nos sentábamos ahí en la avenida.

VG: El bingo estaba en la feria.

IB: Ahora, donde está.

inVG: Donde está el Night Club Maunaloa, ¿verdad?

IB: Exactamente.

VG: En ese sitio, ahí.

IB: Sí, pero nada más estaba el bingo.

VG: ¿No existía el Maunaloa?

IB: No, no, no, no existía.

VG: Ahí había unos juegos infantiles.

IB: Juegos infantiles y el bingo, bueno. Entonces, Amado va a casa de Salvador y nos dice: “El hombre se va esta noche”,- bueno-, ¨se va esta noche¨.  Entonces nos preparamos, avisamos y cogemos para la avenida.

En ese momento, antes de salir para la avenida, llegó Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda y Roberto Pastoriza. Entonces cogemos para la avenida con las instrucciones de que si nosotros no podíamos alcanzar a Trujillo y liquidarlo el carro con Fifí Pastoriza, Pedro Livio y Huáscar Tejeda se fueron a la curva donde estaba al principio el Pony. ¿Usted se acuerda dónde estaba el Pony primeramente?

VG: En la Feria Ganadera.

IB: No, más para allá era que estaba el Pony en aquella época.

VG: ¿Antes estaba después de La Feria?

IB: Antes estaba después de La Feria.

VG: Ahora, la noche del 30 de mayo ya estaba en La Feria Ganadera.

IB: No.

VG: ¿Todavía?

IB: No, no. Estaba allá en la curva.

VG: Ah! entonces el Pony no estaba en esa época en…

IB: No, no, había otro restaurant.

VG: En lo que es la Feria Ganadera…

IB: Había otro  restaurant.  Pero el Pony creo que era de un hermano de Periche, ¿era?

VG: Creo que sí.

IB: Sí.

VG: Entonces, ¿estaba antes de La Feria Ganadera o después?

IB: Después de la Feria Ganadera.

VG: Muy bien.

IB: En la curva antes de llegar a la casa donde vivía el Padre Robles Toledano.

VG: Okey.

IB: Ahí. Entonces coordinamos para que ese carro, esos dos carros mejor dicho, uno manejado por Huáscar Tejeda y otro por Fifí Pastoriza se fueran allá a la curva esa, por si nosotros no lográbamos alcanzar a Trujillo que ellos obstaculizaran la vía y entonces ahí poder llevar a cabo nuestra misión.

Pero, efectivamente, estando sentados en la avenida, ya preparados, conversando, pero sabíamos que ya Amadito estaba con nosotros, que Trujillo se iba. Esperamos como media hora y a la media hora llegó Miguel Ángel Báez Díaz en un carrito Volkswagen y le dijo a Antonio de la Maza: “El hombre se va esta noche”. Pero por ahí mismo dio la vuelta  Miguel Ángel, y se fue.

VG: Miguel Ángel Báez Díaz, tengo entendido que venía del sitio donde estaba caminando Trujillo.

IB: Parece que sí.

VG: En el obelisco, ¿verdad?

IB: No, Máximo Gómez en la rotonda.

VG: ¿Máximo Gómez?

IB: Ahí era que se sentaba (Trujillo y su grupo, N. de V.G.).

VG: Con Malecón,  muy bien.

IB: Ahí era que se sentaba. Bueno, nos preparamos cuando vemos el carro de Trujillo. Amadito dice: “Ahí viene”. Entonces, nos quedamos tranquilitos, como es natural.

VG: ¿Ustedes estaban estacionados cerca de donde está el Agua y Luz en la Feria?

IB: Atrás.

VG: Atrás del Agua y Luz.

IB: Pero en la avenida George Washington.

VG: Muy bien.

IB: Ahí estábamos sentados.  Entonces ahí nada más estaba el carro de Antonio de la Maza con Antonio de la Maza, Salvador Estrella y Amadito, y yo. Yo estaba manejando el carro. Antonio de la Maza a mi derecha, Amadito atrás a la derecha y Salvador a la izquierda.

Pasa el carro de Trujillo. Entonces nos levantamos, yo di la vuelta y le caímos atrás al carro de Trujillo. La iluminación de la autopista llegaba hasta La Feria de la Paz, – digo hasta La Feria Ganadera-, pero ya íbamos más o menos cerca cuando dejamos la iluminación. Entonces, yo aceleré y cuando estábamos paralelos, ahí disparó Antonio de la Maza que iba a la derecha como es natural y Amadito.

VG: Amadito iba sentado atrás del lado derecho.

IB: Atrás del lado derecho.

VG: Entonces fueron ellos dos que dispararon primero. (Nota de VG: De la Maza dispara con una escopeta un sola vez, ya que se trancó, y Amado García con un fusil M-1 Garand).

IB: La primera vez dispararon ellos dos.

VG: ¿Cuántas veces dispararon desde el vehículo hacia el vehículo de Trujillo, del que ustedes iban?

IB: Quizás dos o tres veces.

VG: ¿Y del vehículo de Trujillo le respondieron a ustedes cuando iban los dos carros corriendo?

 

IB: No…¿Qué pasa? Que  el  carro  de  Trujillo  se  para,  se  paró de  golpe  a   la   derecha   donde  están  las  maticas  de  coco  esas  que  yo  le dije-. Entonces Antonio dice: “Tocayo, dé la vuelta, dé la vuelta que se pararon”. Entonces yo di la vuelta y entonces venía de San Cristóbal hacia la ciudad, o sea, de la pista del lado derecho de allá para acá. Cuando estamos llegando casi paralelos, ahí nos disparan.

VG: ¿Les disparan a ustedes desde el carro de Trujillo ya parado?

IB: Desde el carro de Trujillo. Entonces Antonio de la Maza me dice: “Vámonos a desmontar”; pero del lado del mar nosotros, porque veníamos de allá para acá.   Entonces él le dice a Salvador y a Amadito: “Cúbrannos” -después que hubo un tiroteo de dos o tres minutos, porque eso no fue así no, fue un tiroteo grande-.

Entonces Antonio me dice: “Tocayo, vamos a cruzar”. Porque hubo como un… se aguantaron los tiroteos. Entonces le dijo a Salvador y Amadito: “Cúbrannos que nosotros vamos a cruzar”. Efectivamente, nos arrastramos. Yo estaba todo pelado en los codos y Antonio también. Antonio de la Maza se va por atrás del carro de Trujillo y yo cojo por delante. Antonio de la Maza encontró a Trujillo parado guareciéndose con el carro de él. ¿Verdad?, del lado derecho de aquí para allá, ahí Antonio de la Maza con la escopeta le disparó. Me dicen que tenía en el lado izquierdo un escopetazo con balines, eso es un tiro mortal por necesidad (Nota de VG: en esta ocasión De la Maza disparó con un fusil M-1 Garand).

Entonces él vuelve y le dispara, y me dice a mí, que estoy alante: “Tocayo, ahí va”. Y Trujillo va ya -para mí ya iba muerto-, tambaleándose, y produjo unos quejidos, yo me acuerdo de eso.

VG: ¿Quejidos?

IB: Quejidos.

VG: ¿Qué decía él?

IB: Como: “¡Ay! ¡ay! ¡ay!” una cosa así.

VG: ¿Pero nunca dijo “no me maten”?

IB: No, todo eso es mentira.

VG: Porque se ha lanzado la versión de que él dijo: “no me maten”.

IB: Ah!!!!! entonces…

VG: ¿El peleó hasta el último momento?

IB: ¿Pero con qué peleó?… Espérese. Entonces, me sale a mí alante, porque ellos dejaron las luces del carro de ellos encendidas y con la sirena puesta. Entonces, Antonio me dice: “¡Tocayo, ahí va!.” Porque Antonio de la Maza y yo éramos amigos pues una vez que yo fui Gobernador de Puerto Plata, Antonio era Gobernador de Moca, -años atrás, hicimos una amistad muy buena-. Y cuando Trujillo me sale ya tambaleándose, yo le disparo.

Entonces, Trujillo se sienta en el pavimento y cae hacia atrás, cayó hacia atrás boca arriba, con la cabeza hacia San Cristóbal. Entonces, está el caso de otros dos carros que estaban allá. El Mercury de Salvador Estrella a Fifí no le prendió, yo creo que él se ofuscó o lo inundó.

Entonces vinieron en otro carro  Huáscar Tejeda y Pedro Livio, dan la vuelta y se paran atrás del carro de Trujillo. Ahí suenan unos disparos que para mí quienes los hicieron fueron Amadito y Salvador. Al ver que ese carro se paró ahí, dispararon.

VG- He oído la versión dizque que Trujillo fue que hirió a Pedro Livio.

IB Yo no quiero entrar en esos detalles,  pero yo sí le garantizo al país, -no a ustedes-, que Trujillo no disparó. No disparó, ¿usted sabe por qué? Porque yo abrí la puerta de atrás del asiento de atrás y cogí el maletín de Trujillo y un revólver 38 envuelto en una correa de tiros. Yo lo cogí y lo metí en el carro de nosotros. Entonces el grupo que vino…yo abrí el baúl del carro de nosotros -el de Antonio de la Maza- y ellos cogieron a Trujillo y lo zambulleron adentro.

VG: ¿Le dieron patadas al cadáver de Trujillo?

IB: No, eso es mentira.

VG: Es verdad que…

IB: Dizque que le dieron el tiro de gracia. Eso es mentira.

VG: ¿Antonio  de  la  Maza  le  dio  un  tiro  de  gracia por ahí?

IB: Embuuute!!!!…eso es mentira, mentira.

VG: Bueno, el Doctor José Sobá dijo que no era cierto que le hubiesen dado un tiro de gracia también.

IB: Que no, ¿pero yo no estaba ahí?VG: Pero el Doctor Sobá que fue el que hizo la autopsia dice que no tenía ningún tiro de gracia. Él tenía parece que un tiro por ahí (en la barbilla) que  se lo dieron cuando ustedes estuvieron disparando.IB: Yo fui que le disparé.

VG: Eso corrobora lo que usted está diciendo.

IB: Eso es.

VG: La versión de los médicos.

IB:  Seguro,  dizque  que  Antonio  le  dio  el  tiro  de  gracia  y dizque lo pateó.

VG: Y que…

IB: Y dizque Huáscar le pasó por arriba dizque con el carro.

VG: Y que…

IB: Oiga eso!

VG: Y que supuestamente dizque que Trujillo le pidió clemencia a Antonio de la Maza…

IB: No es verdad, Trujillo no habló para nada, para nada.

VG: Ahora, don Antonio, yo tengo la versión de varias personas, como la  del señor Víctor Sued,  quien  era el secretario de Ramfis Trujillo y vive en España.

IB: Sí, sí yo lo conozco.

VG: Y se ocupa de los descendientes de los Trujillo. Él me dijo que si bien Trujillo no usó ese revólver que usted agarró, -que esa versión es totalmente cierta- y que estaba sin utilizar, él tenía un pequeño revólver calibre 38 de cinco tiros en el bolsillo que lo llegó a utilizar.

IB: ¿Y dónde está ese revólver que nosotros no lo vimos?

VG: Bueno, ese revólver  se lo dio  Ramfis Trujillo  al señor Manuel Ramón Montes Arache delante de Víctor Sued, y el señor Manuel Ramón Montes Arache también me ha dicho que él tenía ese revólver.

IB: Pero el grande.

VG: No uno chiquito, uno chiquitito, un revólver chiquito.

IB: Yo creo que…

VG: Porque el otro era un revólver más grande que el 38 que usted cogió.

IB: Yo creo que Montes Arache fue que me dijo que Ramfis se lo entregó, que con ese revólver fue que él mató a todos los compañeros del 30 de Mayo en la Hacienda María.  Fue Ramfis con ese revólver.

VG: Con el revólver que tenía Trujillo, con el chiquito.

IB: No con el grande.

VG: ¿Con el grande?

IB: Con el grande.

VG: Bueno, pero existe esa versión.

IB: Existe esa versión.

VG: De la parte de Víctor Sued.

IB: Para mí el que disparó con una ametralladora fue Zacarías.

VG: Y ellos dicen que Trujillo también disparó, que se defendió, que no era con ese revólver grande sino con otro pequeño.

IB: Yo le puedo decir a usted que después que Antonio de la Maza lo agarró detrás del carro, que le dio ese cartuchazo, él no podía hacer nada.

VG: Ahora,  antes  de  que  usted  se  enfrentara  a  él,  hubo  muchos tiros.

IB: Bueno.

VG: De lado y lado.

IB: Antes.

VG: Cuando estaban en la oscuridad.

IB: Cuando estábamos unos de un lado y otros del otro.

VG: ¿Y  no  es  posible  que,  en  ese  momento,  Trujillo disparara con ese revólver?

IB: Pudiera ser.

VG: ¿O con otra arma?

IB: Pero yo sí sé que Zacarías disparó con una ametralladora Thompson. Que fue quien hirió a Salvador y a mí.

VG: ¿O sea, como hipótesis usted no descarta la posibilidad de que en el intercambio de disparos Trujillo hubiese disparado?

IB: Pudiera ser, si había esa otra arma pudiera ser, pero yo la que yo cogí fue un revólver 38 de los largos envuelto en una correa de tiros.

VG: Ahora, usted ha aclarado cosas importantes…

IB: Y un maletín.

VG: Usted ha aclarado cosas importantes, naturalmente, verdad, que yo creo que son esas.

IB: A Zacarías cuando cruzamos no lo vimos, ni nos ocupamos de Zacarías tampoco, esa es la verdad.

VG: ¿En ningún momento vieron al chofer, a Zacarías?

IB: No, no, no. Cuando Antonio y yo cruzamos, Zacarías no estaba. Quizás  él  se  escondió  en  alguna yerba porque él salió a la carretera Sánchez.

VG: Correcto.

IB: El salió herido.

VG: ¿Usted nunca llegó a hablar con Zacarías de ese tema, después de la muerte de Trujillo?

IB: Traté dos veces y las dos veces se barajó. Se barajó porque me dijo que sí, que con mucho gusto, que qué sé yo cuánto. El que me hizo las gestiones fue el coronel Jacobo Fernández.

VG: Bien,  y ¿qué  pasó  después,  entonces,  que  se llevan el cadáver de Trujillo?

IB: Bueno entonces ahí, -como yo le dije-, abro el baúl del carro y ya los otros que estaban ahí cogieron el cadáver de Trujillo y lo tiraron adentro. Cerré el baúl, nos montamos en el carro con Trujillo: Antonio de la Maza, Salvador, Pedro Livio que estaba herido, y yo. Y salimos  para la casa de Juan Tomás Díaz.

VG: Hacia la calle César Nicolás Penson.

IB: Cruzamos frente a la Lotería. En la Winston Churchill que se llama, allá abajo ¿cómo es que se llama?

VG: Independencia con Winston Churchill.

IB: No.

VG: ¿Jiménez Moya?

IB: Eh!

VG: ¿Jiménez Moya?

IB: Jiménez Moya.

VG: Se llama hoy Jiménez Moya ese pedazo.

IB: Ahí  había un trillo,  no  era una carretera.  Yo no sé si usted conoció eso.

VG: Sí, yo recuerdo, yo recuerdo eso, sí.

IB: Ahí lo que había era un trillito. Entonces de ahí me entre  en la casa de Julio Senior, que vivía ahí en Los Manguitos, para llamar a donde Juan Tomás para decir que íbamos para allá, y que ya el hombre estaba listo.

VG: ¿Y Senior vivía en la Sarasota o en la Winston Churchill?

IB: No, en la callecita que entra (Manuel María Valverde, N. de VG).

VG: Okey.

IB: ¿Cómo se llama esa calle? la que va a Los Manguitos?

VG: La callecita chiquita esa que entra al barrio.

IB: Si hombre, que entra al barrio.

VG: Detrás del Instituto Azucarero.

IB: Anjá! Bueno, pero entonces yo toqué y nadie respondió, salió una muchacha por la ventana y dijo: “Ellos no están aquí”. Entonces seguimos Sarasota, cogimos la Bolívar que era una vía para allá y eso tenía que haber sido a las 10:15 o 10:20; y ¿usted sabe por qué? porque a los policías de tránsito siempre los dejaban hasta las 10:00 de la noche.

VG: Y ya no había policías de tránsito.


Nos gustaría que lo compartas en tus redes sociales

Déjanos tu comentario

Comentarios

Share this:
Tags:

About Jose Rafael Sosa

Jose Rafael Sosa

José Rafael Sosa periodista dominicano, editor, gestor cultural y escritor de literatura de soporte existencial y emocional a la gente , origami y comunicación masiva. Soy editor de Turismo y Cultura del diario El Nacional. Móvil: 809 858 6870. Correo: joserafael.sosa@gmail.com

  • Website
  • Instagram
  • Email